Para su estancia en La Habana le sugerimos hoteles urbanos escogidos que se ponen de relieve por su historia, arquitectura, situación o servicio, en sus respectivas categorías.

Hoteles en La Habana

Los hoteles que le ofrecemos en La Habana están, en algunos casos, directamente ligados a la historia de esta ciudad y seducen por su encanto y su arquitectura. Algunas de estas casas eran en su época palacetes de la nobleza o casas señoriales de ricas familias de comerciantes. Posteriormente estas casas fueron restauradas con mucho cariño y ahora están a la disposición de los viajeros.

Hotel Palacio O'Farrill


Situación: Céntrico en el casco antiguo de La Habana, cercano al paseo marítimo, Avenida del Puerto, con vista al casco antiguo y a la entrada del puerto de La Habana.
Servicios: 4 estrellas, 38 habs., 3 júnior suites, 16 DBL que se pueden convertir en triples, 1 habs. adaptada para discapacitados, restaurante, bar, internet, servicio de habitaciones, servicio de lavandería, babysitter, tienda de souvenirs, solarium, alquiler de coches, sala de conferencias, servicio de fax, plazas de aparcamiento
Habitaciones: Espaciosas, baño/WC, bañera/ducha, secador de pelo, aire acondicionado, teléfono, sat-TV, minibar, caja fuerte de alquiler
Régimen: Desayuno, media pensión
>>Fotos  >>Precio >>Reservar

Hotel Palacio O'Farrill en Cuba
Hotel Palacio O'Farrill en Cuba

Un impresionante palacio neoclasicista en medio del casco antiguo de la ciudad. Fue construido por una rica familia de la alta aristocracia de la época colonial, los irlandeses Don Ricardo O'Farrill y O'Daly. Aquí se alojan hoy en día huéspedes de todo el mundo.
La arquitectura y el diseño interior del edificio están impregnados de las influencias de los siglos XVIII, XIX y XX. Sin embargo, lo fascinante de este hotel no sólo es resultado de la combinación de elementos de estos tres siglos. Su patio, cuyo símbolo característico es un antiguo pozo, invita a sentarse tranquilamente con vistas a la maravillosa arquitectura del edificio.
La luz natural entra en este patio a través de una cúpula de cristal, lo que hace que se convierta en un pequeño y tranquilo oasis en medio del ajetreo del casco antiguo de la ciudad. Desde la terraza se divisa la parte vieja y la entrada al puerto de La Habana. Los huéspedes vienen a esta terraza a tomar el sol.