Puros

Toda La Habana
se pone a disposición como el mejor de los decorados, para poder disfrutar del pleno placer de los habanos, aquí, en su escenario original. Es estupendo recorrer las calles de la ciudad, conocer nuevos lugares y monumentos de interés artísticos y encontrar una y otra vez un lugar especialmente adecuado donde sentarse a fumar un habano. Un mojito o un daiquiri para refrescarse, mientras, de fondo se escucha tocar a un grupo de son, esta es la base ideal para el "Robusto Serie D de Partagas" o un "Gran Corona La Fuerza de San Cristóbal".
Señales de humo
Nos gustaría presentarle algunos de nuestros lugares preferidos e invitarle a descubrir otros nuevos por sí mismo y a dejarse envolver por el ambiente de La Habana. Recuerde llevar consigo algunos puros, ya que, exceptuando las tiendas de puros , sus salones para fumadores y algunos restaurantes (algunos de ellos con altos precios), éstos no se encuentran tan fácilmente.

     Casa del Habano Fabrica de Partagas

Cuba Fabrica de Partagas

El acogedor salón para fumadores, al que se accede por una puerta al final de la tienda, es, sin lugar a dudas, uno de los lugares en los que un aficionado se sentirá de maravilla. En la tienda se pueden comprar puros sueltos de diferentes marcas y uno puede tomar asiento allí mismo para probar la nueva adquisición. Aficionados de todo el mundo son clientes de este local, en el que, en un ambiente desenfadado, enseguida se entra en conversación.
Industria N° 520 entre Dragones y Barcelona, Habana Vieja

Puros

     Hotel Nacional


Cuba Hotel Nacional

Estrellas de épocas pasadas como Ava Gardner y Errol Flynn, los grandes como Winston Churchill y los Duques de Windsor, declararon el Nacional como su propio domicilio. Hoy en día, además de gente de negocios y turistas, también se puede ver una y otra vez caras conocidas de la alta sociedad. No es de extrañar, ya que se vive un viaje a los años 30, cuando se inauguró este imponente edificio y en los decenios siguientes se convirtió en punto de encuentro de estrellas, políticos y la mafia. En la terraza del jardín del hotel, la realidad parece disolverse con la calada del puro. Mientras que contempla el jardín y la bahía de La Habana, el barman pondrá música y le preparará un delicioso cóctel.
Calle O equina 21, Vedado

El Floridita     

El Floridita

Este local, frecuentado por Hemingway, no ha perdido su esplendor. El ambiente pone de manifiesto la elegancia que se materializa en este bar y restaurante entonces y ahora. La gente del bar prepara muy buenos cócteles. La gran selección de daiquiris es increíble. Por desgracia se ha convertido en un lugar algo turístico, pero aún así merece la pena.

GALERĶA DE FOTOS: CIGAR AFICIONADO                             >>